Menu
¿No encuentras lo que buscas? Búsqueda avanzada
El buscón

El buscón

«La vida del Buscón» se sitúa en la línea de la novela picaresca, iniciada en 1554 con la publicación de la anónima «Lazarillo de Tormes». Hay que situar «El Buscón», dentro de lo que se considera segunda etapa del género picaresco.

«La vida del Buscón» se sitúa en la línea de la novela picaresca, iniciada en 1554 con la publicación de la anónima «Lazarillo de Tormes». Hay que situar «El Buscón», dentro de lo que se considera segunda etapa del género picaresco. La singularidad de la obra frente a los rasgos esenciales de pertenencia al género se basa en los rasgos siguientes: El protagonista no sirve a varios amos, el final abierto de la narración o la incoherencia formal del punto de vista autobiográfico.

Formato

Francisco De Quevedo

Francisco de Quevedo y Villegas nació en Madrid el 14 de septiembre de 1580 Su infancia transcurrió en la Villa y Corte, rodeado de nobles y potentados, ya que sus padres desempeñaban altos cargos en Palacio. Entre 1606 y 1611 entregado a las letras; escribe cuatro de sus «Sueños» y diversas sátiras breves en prosa; obras de erudición bíblica como su comentario «Lágrimas de Jeremías castellanas»; una defensa de los estudios humanísticos en España, «La España defendida»; y una obra política, el «Discurso de las privanzas», así como lírica amorosa y satírica. Se gana la amistad de Félix Lope de Vega, así como de Miguel de Cervantes, con quienes estaba en la Cofradía de Esclavos del Santísimo Sacramento; por el contrario, atacó sin piedad a los dramaturgos Juan Ruiz de Alarcón, cuyos defectos físicos le hacían gracia, asi como a Juan Pérez de Montalbán, hijo de un librero con el que Quevedo tuvo ciertas disputas. Sin embargo, el más atacado sin duda fue Luis de Góngora, al que dirigió una serie de terribles sátiras acusándole de ser un sacerdote indigno, escritor sucio y oscuro, entregado a la baraja e indecente. Quevedo, tambie´n satirizaba su aspecto. Góngora le correspondió casi con la misma violencia. Estrecha una gran amistad con el Duque de Osuna al que acompañará como secretario a Italia en 1613, desempeñando diversas comisiones para él en Niza, Venecia y finalmente Madrid. Se integra en el entorno del Duque de Lerma, siempre con el propósito de conseguir de su amigo el Duque de Osuna el nombramiento de virrey de Nápoles, lo que al fin logrará en 1616. Vuelto a Italia de nuevo con el Duque, éste le encargó dirigir y organizar la Hacienda del Virreinato obteniendo en recompensa el hábito de Santiago en 1618. Caído el grande Osuna, Quevedo es arrastrado también como uno de sus hombres de confianza y se le destierra en 1620 a la Torre de Juan Abad (Ciudad Real). Escribirá allí Quevedo algunas de sus mejores poesías, como el soneto «Retirado a la paz de estos desiertos...» o «Son las torres de Joray...» y hallará consuelo a sus ambiciones cortesanas en la doctrina estoica de Séneca, cuyas obras estudia y comenta convirtiéndose en uno de los principales exponentes del neoestoicismo español. Completa el número de sus «Sueños» y redacta tratados políticos como «Política de Dios», morales como «Virtud militante» y dos sátiras extensas: «Discurso de todos los diablos» y «La hora de todos». La entronización de Felipe IV supuso para Quevedo el levantamiento de su castigo, la vuelta a la política y grandes esperanzas ante el nuevo valimiento del Conde Duque de Olivares. Es nombrado incluso secretario del monarca, en 1632, lo que supuso la cumbre en su carrera cortesana. Son años de una febril actividad creativa. En 1634 publica «La cuna y la sepultura» y la traducción de «La introducción a la vida devota de Francisco de Sales. En 1639, se denuncia la política del Conde Duque, se le detuvo, se confiscan sus libros y, sin apenas vestirse, es llevado al frío Hostal San Marcos de León hasta la caída del valido. Se retira a Loeches en 1643. En el monasterio Quevedo se dedicó a la lectura, como cuenta en la «Carta moral e instructiva». Quevedo sale del encierro en 1643, achacoso y muy enfermo, y renuncia a la Corte para retirarse definitivamente en la Torre de Juan Abad. Fallece en el convento de los padres Dominicos de Villanueva de los Infantes, el 8 de septiembre de 1645.

Libros similares

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe todas las novedades editoriales de Bruño.